miércoles, 3 de abril de 2019

La Veiga´l Molín


En varias entradas anteriores hice referencia a los molinos que hubo y que hay en Moal, haciendo mención a los de Roque, Santiago y Francos, este último desaparecido el armazón hace ya muchos años, y decía que tal vez fuese alguno de los que recogía Madoz en su Diccionario Geográfico-Estadístico de España, pero había una contradicción en dicha afirmación, y es que los más viejos del lugar recordaban, bien por sí mismos, bien por haberlo oído a sus padres, la época en la que fueron construidos y ninguna se remontaba a mediados del siglo XIX.

La Veiga´l Molín a la izquierda de la plaza.
Madoz en su Diccionario decía que la parroquia de Vega de Rengos contaba con 5 molinos, por lo que presuponía que Moal debería contar con alguno, pues por aquel entonces tenía alrededor de 170 habitantes y además contaba con el río para abastecerlo de agua.

Han transcurrido ya 10 años desde que publiqué tres artículos que llevaban por título “Nombres propios”, en los que trataba de ahondar en el origen y significado de los parajes que nos rodean, es decir del porqué de sus nombres. En los mismos aparecían lugares familiares como Azureras, Fervienza, Granda, La Chalga, Requeixu, etc. Viene esto a cuento, porque al lado del pueblo, entre la Ponte Fonso y el lugar donde comienza a empinarse el camino que va a La Chalga, hay un paraje que no fue recogido y que es significativo: se trata de la Veiga´l Molín. Su nombre y el hecho de encontrarse a escasos metros de las casas de Moal resulta llamativo y es que, a buen seguro, el que todavía se llame Veiga´l Molín estaría justificado en que en dicha Vega hubo antaño un molino, casi con total seguridad en el prado de Mateo, por encontrarse en una llanada y próximo al río, con lo cual permitía derivar una presa con agua para su funcionamiento.

 A la izquierda de la imagen está la Veiga´l Molín
El hecho de que nadie se acuerde del molino, que no haya ningún resto del mismo y que tampoco nuestros antepasados nos hayan transmitido su existencia,  me lleva a pensar que su construcción y funcionamiento bien lo podríamos ubicar antes de 1850, año en que se publica el trabajo de Madoz.

sábado, 26 de enero de 2019

El molino de Roque

En una entrada anterior decía que Moal contó con tres molinos de agua durante el transcurso del siglo XX: el de Santiago, el de Francos y el de casa Roque, que es actualmente el único que se encuentra en funcionamiento.
Entrada de los Reyes en el molino
El molino de Roque se hizo famoso a raíz de la concesión del Premio  de Pueblo Ejemplar de Asturias 2.018 a Moal y, especialmente, con la visita que sus Majestades los Reyes de España realizaron al mismo el pasado 20 de octubre, con el fin de conocer su funcionamiento.
Los Reyes observando el pozo
La visita de los Reyes nos acercó a la historia del molino y de ahí que ahora retome la entrada para explicar cómo fue su construcción y cómo es su forma de trabajar.
Observando la molienda
El molino fue construido en el año 1.953 y fue el sustituto de otro más antiguo, que se ubicaba en el mismo lugar, dotándolo de medios más modernos y de mayor capacidad de trabajo. Su construcción fue muy difícil ya que no se usó ningún tipo de maquinaria, utilizándose solo las manos del hombre y la tracción animal, siendo dos vacas “xuncidas” las que poco a poco iban removiendo el terreno para luego manualmente  poder extraer la tierra.  Como todos sabemos, está construido en una zona llana y una presa es la que canaliza el agua desde su nacimiento hasta el molino; siendo otra presa  la encargada de evacuar el agua desde el molino hasta el río, algo que se produce en el fondo del prado de Roque, siendo una obra compleja de realizar, al haber muy poca pendiente y ser muy difícil mantener un desnivel constante para que el agua llegase hasta el río por su propia inercia y que en épocas de crecida también se pudiera extraer el agua y que el molino no se viese afectado.
Familia Roque posando delante del molino
El desnivel que el agua necesita para mover los mecanismos se consiguió excavando un pozo de aproximadamente cinco metros de profundidad. El agua retenida coge la presión suficiente para empujar las palas – o rodenos- y mover la piedra que muele el grano. Su funcionamiento es sencillo: se trata de dos pesadas piedras, traídas ex profeso desde Francia, de forma circular, que están enfrentadas y apoyadas una sobre la otra; el mecanismo hidráulico hace girar la piedra superior, donde una tolva va vertiendo el grano en el pequeño espacio que queda entre ambas piedras siendo expulsado por su parte exterior debido a la fuerza centrífuga, para ser recogido en un cajón, ya convertido en harina. La distancia entre las piedras y la velocidad de giro eran controladas por el molinero, determinando el grosor de la harina, que tras ser cribada mediante las pineras era depositada en los fuel.les (sacos de piel de cabra) para su posterior transporte.
Rodenos en el pozo del molino
La fricción entre las dos piedras creaba un desgaste y una cristalización que mermaba su eficacia y, para ello, el molinero con ayuda de una grúa de madera, llamada burro, cada cierto tiempo levantaba la piedra superior y la picaba para crearle la rugosidad necesaria.

domingo, 6 de enero de 2019

Buscando los orígenes de San Julianín


Durante la retransmisión que hizo la Televisión del Principado de Asturias con motivo de la visita de los Reyes de España a Moal, la periodista y presentadora del programa, Beatriz Fernández, con la que tuve el honor de compartir, comentar y departir  los aconteceres del pueblo y lo que la visita significaba, me decía que a raíz de la creación de la Asociación de Mujeres el pueblo contaba con un día más de fiesta al haber surgido San Julianín, a lo cual le respondí que no, que San Julianín llevaba muchos años celebrándose y que detrás de su creación sí estaban las mujeres, porque ellas se habían impuesto ante los hombres para que se hiciese un día mas de fiesta y así poder disfrutarla, ya que el día de San Juliano tenían que cocinar y atender a los invitados, no quedándoles tiempo ni para salir a echar unos bailes.
Mocedad de Moal. San Juliano 1963?
Pero ¿cuándo se empezó realmente a celebrar  San Julianín?. La respuesta es complicada, por no decir que imposible de saber, pues hemos dejado transcurrir tanto tiempo sin hacernos esta pregunta que hoy en día tampoco los más viejos del lugar la pueden responder. Un ejemplo claro es Nieves, que nativa del pueblo y ya sobrepasados los ochenta, siempre recuerda que se celebrase San Julianín y guarda en la memoria lo bien que lo pasaba ese día. También Pepe de Alonso, fallecido hace ya unos cuantos años,  en las reuniones veraniegas que tenían lugar junto a la fuente de casa Mingo, comentó en más de una ocasión, que cuando era pequeño, toda la familia, incluidos los invitados, se dedicaban a recoger  avellanas la mañana del día de San Julianín.

María de Alonso, Pepe y Emilio (1930?)

La entrada publicada en febrero de 2009, en la que recogía la mención que “La Maniega” hacía sobre San Juliano de 1.929, recogía que “el cinco del mismo mes tuvieron los de Moal su fiesta de San Juliano y San Justiniano……..”.  Realmente el artículo no menciona el día 6 de septiembre, así como tampoco cita a San Julianín, pero si menciona a San Justiniano que, por aquel entonces, perfectamente podría tratarse de nuestro actual San Julianín, aunque también podía ser un santo atribuído al redactor de la revista.
Mocedad en 1948
Por los datos aquí expuestos, podríamos decir que San Julianín bien podría ser ya una fiesta centenaria, y lo seguro es que actualmente sobrepasa los 90 años.
Mocedad 1927

Volviendo a los desconocidos tiempos en que se creó San Julianín, a buen seguro que tendríamos que remontarnos a las abuelas, bisabuelas y tatarabuelas de las actuales socias de la Asociación de Mujeres, un logro para aquellos tiempos en los que las féminas tenían muy poco que decir en una sociedad eminentemente machista, pues baste recordar que en España a las mujeres no se les reconoció el derecho al voto hasta el año 1934, tampoco podían vestir pantalones hasta bien entrado el siglo XX, ni administrar sus propios bienes en el matrimonio hasta que llegó la democracia en 1.975. En fin, que las mujeres de Moal fueron unas adelantadas a su época, aunque a buen seguro que su reclamación, al ser la incorporación  de otro día de fiesta, contara  para esa lucha  con el beneplácito de los hombres.
Espectadores obra teatro 2018
Por último decir, que si alguno/a de los lectores tiene algún dato que aportar, sobre cuándo fueron los inicios de San Julianín sería muy interesante que lo dijese para así poder dejar constancia para las generaciones venideras.

sábado, 27 de octubre de 2018

El día después de una visita histórica y muy Real


El pasado sábado 20 de octubre, Moal vivió una jornada histórica con la visita de sus Majestades los Reyes de España,  Don Felipe y Doña Leticia, para hacer entrega del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2018.




El acto, que comenzó con la llegada de los Reyes a las doce menos cuarto de la mañana y finalizó con su partida a las cuatro de la tarde, se desarrolló por todo el pueblo y en él los Monarcas se caracterizaron por su proximidad con los vecinos y visitantes, estrechando manos y haciéndose fotos y selfies con todo aquel que lo solicitaba.



Particularmente quiero destacar varias imágenes que me resultaron llamativas. En primer lugar la tirada de bolo vaqueiro que realizó D. Felipe y que llamó la atención, tanto a los allí concentrados como a quienes lo vimos por televisión, por lo bien ejecutada que estuvo y por los puntos que sumó. Me imagino que alguno de los equipos que participan en la liga de bolos estaría encantado de tenerlo en sus filas.





La segunda imagen llamativa la protagonizó también D. Felipe en la plaza cuando, después de los discursos del alcalde de Cangas del Narcea y de Moal, y tras ser vitoreados los monarcas por el público asistente, él  correspondió con un ¡¡ Viva Moal l!, que hizo las delicias de los allí presentes.




.
La tercera imagen fue de Doña Letizia cuando se dirigió a varias componentes de la Asociación de Muyeres y pidió permiso  para coger una manzana del árbol, que después de limpiarla con las manos y olerla, la mordió con sumo gusto.




Por último, destacaría el gran despliegue de medios que hubo en Moal durante la visita, tanto de prensa escrita como de televisión, así como la repercusión que el acto tuvo en toda España, -el programa Audiencia Abierta de tve. se emitió en directo desde Moal-, pero especialmente en Asturias donde la Televisión del Principado (pinchar para ver) emitió en directo desde las once y media hasta las dos de la tarde una programación especial, en la que tuve el placer de comentar los avatares del pueblo y de los monarcas. Una propaganda impagable para Moal, que tenemos y debemos saber aprovechar.



Todo lo que sucedió y aconteció en Moal durante el recorrido de los Reyes puede verse en los distintos medios de comunicación, especialmente los asturianos, que se hicieron eco largo y tendido del evento, por lo que considero que no es necesario repetir aquí lo que ya está escrito. A continuación pongo los enlaces de los periódicos digitales asturianos con la noticia.


Dicho lo anterior,  me quiero quedar en el día después, en cómo sigue Moal tras la visita Real y si hay posibilidades, que sí las hay, de solucionar varias de las carencias que a pesar de tan magna visita siguen a día de hoy.

El domingo partí de Moal a mediodía y me detuve en Ventanueva. Durante los cinco minutos que estuve en el cruce dos coches se pararon para preguntar por dónde se iba a Moal, y es que en Ventanueva hay muchas indicaciones, yo diría que excesivas puesto que alguna está repetida, pero ninguna advierte del camino que hay que seguir para llegar al Pueblo Ejemplar de Asturias 2018.


He comprobado también que la carretera entre Ventanueva y Moal, estrecha y con alguna curva peligrosa, fue asfaltada en los tramos que presentaban un deterioro notable, pero tan pobre debía de ser el presupuesto que no dio para pintar unas rayas blancas en los laterales, que facilitan y mucho la circulación de noche y en días de niebla, y solo fueron pintados los trozos parcheados, con lo que se puede llegar a ver un tramo largo sin pintar, luego un metro de pintura y de nuevo otro tramo largo sin pintar.  Algo que te dan ganas de reír por no llorar. El ensanche de una par de curvas y el encementado de las cunetas dejaría una carretera mucho mas segura para la circulación.


Esos mismos señores que en Ventanueva preguntaban por la dirección para acercarse a Moal, al llegar no tienen ningún cartel que les indique que están en el Pueblo Ejemplar que desean visitar, con lo que, de nuevo, han de consultar a los vecinos si están en el lugar correcto. Unos paneles en las dos entradas principales anunciando que Moal es ejemplar serían muy deseables.


Ese visitante que ya en Moal  quiere realizar una caminata por el pueblo se encuentra con otra dificultad a la hora de dejar  el coche. Y es que los lugares para aparcar en las calles en Moal brillan por su ausencia, optando la gran mayoría por dejarlo en la única plaza que tiene el pueblo (donde se dieron los discursos), pero quitando el lugar de juego y esparcimiento a los pocos niños que en el mismo habitan permanentemente. Señores del Principado o del Ayuntamiento, o ambos a la vez, ¿tan complicado es comprar un prado en Moal que sirva de aparcamiento para todos los vehículos que van a hacer la ruta del bosque de Moal o la ruta de Moal a Las Tablizas y que tanto promocionan en los folletos turísticos?. Hace unos años tuve ocasión de visitar Soto de Agues, en Sobrescobio, en donde comienza la ruta del Alba, y me dio envidia el aparcamiento para vehículos y autobuses  que tienen a la entrada del pueblo, ¿no se podría hacer algo parecido en Moal?.


La declaración de Pueblo Ejemplar y especialmente la visita de los monarcas ha servido para poner a Moal en el mapa, para realizar muchas obras de mejora y, en definitiva, para dejarlo mucho mas “guapo” que antes, pero el día después nos dice que queda mucho por hacer y en muchos casos con un coste bastante pequeño.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Celebración en Moal del Premio Pueblo Ejemplar de Asturias 2018

El pasado día 3 de septiembre se reunió en Oviedo el jurado que debía conceder el galardón al Pueblo Ejemplar de Asturias 2018 y, entre las 32 candidaturas presentadas, tuvo a bien conceder dicho honor a MOAL.

El jurado ha valorado la "convivencia ejemplar" con su entorno natural, así como desarrollar un papel de protección y conservación reflejado en la recuperación, ya desde el siglo XIX, del bosque de Moal.
El jurado también ha valorado la actividad de los 101 vecinos, y en concreto de la Asociación Cultural, la Deportiva y la Asociación de Mujeres, por haber logrado una "dinámica de integración intergeneracional" en la que colaboran para recuperar los recursos naturales y se corresponsabilizan en la gestión del patrimonio natural del entorno.
"Con dedicación, trabajo y esfuerzo, los habitantes de Moal se esfuerzan por mantener tradiciones, conservar y recuperar patrimonio, proteger su entorno natural, mejorar su calidad de vida, motivar la vuelta de los emigrados y atraer turistas, así como en dar a conocer la localidad a todos los niveles", han valorado.
Carta de SS. MM. al alcalde de Cangas del Narcea
La montañera canguesa Rosa Fernández, miembro del jurado, ha celebrado que el premio hay recaído finalmente en Moal, considerando que esta distinción dará "un empujón más" al pueblo y a su tejido asociativo. "Se lo merecen y seguro que va a ser algo muy bueno para la zona", ha señalado.
Es de reseñar que en la página de facebook, de Cangas del Narcea en la Onda, verdadero buque insignia de las redes sociales en la comarca, la noticia contó con 1.000 me gusta, 150 comentarios y ha sido compartida 732 veces.
Los medios de comunicación se personaron rápidamente en Moal para transmitir el sentir del pueblo y todos pudimos ver las imágenes en la TPA o la noticia en los distintos periódicos regionales. Para cumplimentar toda esa información, a continuación se pone un enlace con las fotos y videos de un día tan importante para Moal.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Moal, Pueblo Ejemplar de Asturias 2018

El jurado del Premio Princesa de Asturias, reunido en el día de hoy en Oviedo, ha tenido a bien conceder el premio al pueblo ejemplar de Asturias a MOAL.

Desde este rincón del suroccidente del Principado, queremos en primer lugar agradecer a la Fundación Princesa de Asturias el habernos concedido dicho galardón.
Agradecer también a los vecinos de Moal su dedicación por mantener vivo nuestro pueblo y labrarle un futuro mejor, del que el mundo de hoy reserva para el mundo rural.
Tampoco nos queremos olvidar del resto de Candidaturas, a todas ellas nuestra felicitación por su esfuerzo y su trabajo.

En la diversidad reside buena parte de la riqueza de Asturias.
La competencia obliga a mejorar.
Hoy es Moal, otro año seguro que serán ellos, pero hoy es el día de MOAL y su gente, que esperamos ilusionados la visita Real.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails