lunes, 4 de enero de 2010

Las casas de Las Tablizas

La última de las trilogías que conforman los despropósitos que la administración realizó en Tablizas corresponde al derribo de una de las dos casas que conformaban el caserío. Realmente no es el último ni el único desaguisado de los últimos años, porque cabe mencionar, entre otros, el primer encementado de la pista que se realizó desde la carretera AS-348 hasta Las Tablizas. La empresa encargada de su arreglo, supongo que siguiendo al pie de la letra el pliego de condiciones, echó unos centímetros de grava por toda la pista y después "tiró" por encima cemento en polvo con la intención de que fraguara y se hiciera una masa compacta que imitara no se sabe qué. El caso es que a los pocos días la pista estaba de nuevo llena de baches y el cemento fue desapareciendo a medida que la lluvia lo arrastraba.


El gerente de Muniellos y el guarda Simino Cadenas delante de las dos casas en 1960

Volviendo al tema que nos ocupa, decir que la sociedad Bosna-Asturiana, que se hizo cargo de la explotación del monte en 1902, construyó un año más tarde una gran casa de estilo alpino en la que se alojaban el director técnico y el representante de la sociedad en la zona de Cangas y que hoy en día sirve como vivienda del guarda y Centro de Recepción de Visitantes; y otra casa de aspecto externo más modesto, pero de parecidas dimensiones que la anterior, que albergaba al guarda y a los obreros de la fábrica.


Estado actual de la casa alpina

Las dos casas con el transcurrir de los años se fueron deteriorando y necesitaban una reforma, especialmente en los tejados, para seguir conservándolas en buen estado. La casa alpina tuvo suerte, tal vez por eso de ser "más guapa" externamente y se decidió acometer las obras necesarias para mantenerla en perfecto estado y ubicar en la planta baja de la misma el Centro de Recepción de Visitantes y una pequeña sala expositiva.


Visitantes ( tal vez Jefes) en Las Tablizas en los años 1950.
Resulta chocante ver la barrica debajo del puente.

Peor suerte corrió la otra casa, que fue pasto de la piqueta y sus restos sepultados en el mismo "furaco" que el utilizado para enterrar los escombros de la serrería. ¿Por qué se tiró?. Desconozco la respuesta, pero creo que  se utilizó la misma inercia que la empleada para tirar la serrería o dejar morir el canal y la central eléctrica. Hoy en día, si la dos casa se mantuvieran en pie, podrían tener sin ninguna duda utilidad: una podría seguir siendo utilizada por la guardería de Muniellos y la otra servir como un gran centro de recepción en el que uno de los pisos podría ser usado por los alumnos que visitan Muniellos para comer el bocadillo o guarecerse de las inclemencias en mucho mejores condiciones que el actual cobertizo.

Sólo cabe preguntarse cuál será el próximo despropósito que se realice en este saco sin fondo en que se convirtió Muniellos y la respuesta, por desgracia, seguró que no tardará en producirse. Hasta puede que este blog siga operativo y pueda hacerme eco del atropello.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Además de lo que jose cuenta, tambié se dejó pudrir el acueducto de madera qeu llevaba desde la represa de tablizas el agua a la minicentral de la entrada a Muniellos. ninguno estos que tanto se enjabonan con protejer el patrimonio etnográfico y de energías renobables, se olvidaron de un precioso acueducto de madera, de una minicentral eléctrica que podría surtir sin problemas tablizas evitandose la necesidad de sembrar el valle de Moal de torres eléctricas, y de un aserradero que en conjunto podría recordar la actividad maderera que se dió en Muniellos y demostrar que nuestras zonas de montaña se pueden autoabastecer de energía incluso alimentando pequeñas industrias...

Anónimo dijo...

Y me gustaría saber cual era el problema con la Pseudoptsugas (los abetos) que había en cerca de la casa, unos árboles preciosos y de una especie que para nada es plaga y que por sus carácterísticas no es invasora, ni supone ningun problema para los ecosistemas de Muniellos. Por su distancia a la casa, no creo que supusiera ningún peligro para ella... Resulta que no dejan cortar los abetos a los vecinos de Rengos y van los que "manejan" la administración y con toda su cara, mala cara, cortan dos árboles de grandes dimensiones que iban camino de convertirse en árboles monumento... y que no como el caso de "La Fayona" aún les quedaban varios siglos de vida. Hasta para ser árbol hay clases...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails