miércoles, 1 de febrero de 2012

El cruce de la carretera

Me imagino que todos tenemos nuestras manías, aficiones, pasatiempos, etc., aunque, lógicamente, no todos coincidamos en las mismas. Viene esto a cuento porque, como podéis observar esta sección lleva por título Moal: ayer y hoy. En ella pretendo plasmar una de mis manías, que consiste en contrastar, a través de dos fotografías, cómo era o estaba un rincón del pueblo unas cuantas décadas atrás y como está actualmente. Se trata de apreciar esas transformaciones, pequeñas o grandes, que se han producido en el transcurso del tiempo. Cambios que en unos casos hemos podido comprobar con nuestros ojos y en otros a través del legado que han dejado nuestros antepasados en la fotografía.

Hoy traigo aquí dos fotos sacadas en el mismo lugar, sólo que con cerca de medio siglo de diferencia. Ni que decir tiene que la foto en blanco y negro es mucho más interesante, y no solo por el valor que representan los 4 mozos que salen retratados, sino porque es una imagen del ayer y que sería imposible de recrear actualmente.

La fotografía antigua tiene dos cosas que me resultan llamativas. Por un lado, que uno de los actores de la foto sea un burro. Cosa normal por aquellos años, pues todas las casas tenían burros o caballos, pero lo pintoresco y lo que me choca es que desde hace unos años no hay ningún animal equino en el pueblo. Por otro lado quedan los actores principales, los cuatro mozos que posan de una forma informal y graciosa: uno sujetando al asno con un cordel y el pie izquierdo; otro subido de cuclillas a lomos del animal, que además está sin alforjas; otro, con lo que parece un bote de pintura, haciendo la intención de ordeñarlo; y el cuarto en una actitud mucho mas formal, como dándole seriedad al asunto. También me llama la atención que sólo creo reconocer a dos mozos: Hector y Madreñeiro, lo que me lleva a pensar que la foto fue sacada un domingo y que estos acudían al baile que todos los días festivos se celebraba en un salón de casa Abel y en el que se congregaba un montón de jóvenes de los pueblos del contorno.

Las diferencias entre una instantánea y la otra son palpables: la carretera sin asfaltar, los carros del país, la casa de Miguel, los coches, el muro de la carretera, las ropas que visten los mozos, etc., pero esas diferencias y las conclusiones que saquéis os las dejo para vosotros.


3 comentarios:

El Bao dijo...

Que guapa la foto, otra diferencia importante, es que antes siempre se veía gente por los caminos, ahora vamos todos en coche y no hay manera de ver a nadie. Muy bien peinados los rapaces, pelo aplastado y hacia atrás, ahora creo que es levantado y hacia arriba, ¿no?.

Pepe B. dijo...

Estupenda foto,me vienen a la memoria aquellos tiempos que ahora nos parecen magníficos.Tiene razón EL BAO ya ni siquiera se ve gente por los caminos,cuando antes siempre habia con quien hablar a todas horas.Ahora por quedar ya no quedan ni burros (de cuatro patas).Saludos

AL FILO DE LA NAVAJA... dijo...

Jose, las dos fotos reflejan claramente el pasado y el presente, desde luego a los mozos imaginación y sentido del humor no les faltaba.
Un abrazo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails