domingo, 18 de diciembre de 2011

El antes y el después del solar de la capilla.

Fue allá por el año 1970 cuando los vecinos de Moal decidieron construir una capilla nueva y abandonar la antigua que hasta entonces venían usando. La vieja capilla invadía una parte del corral de casa Francos, dificultando las labores que esta familia desarrollaba y  por otro lado,  era  necesario edificar una, que estuviera más acorde con los tiempos y con la población que en esos momentos tenía el pueblo y que se aproximaba a los 200 habitantes.


La minería todavía no había despuntado y la economía familiar no invitaba, como ocurre en los tiempos actuales, a que el gasto fuera muy grande. Además, ni la Iglesía ni la administración aportaban dinero para sufragar el coste. Fueron esos motivos los que llevaron a realizar una capilla modesta en sus materiales y dimensiones, pero que cumplía perfectamente la misión primordial que no era otra que la de oficiar los actos religiosos. Sin embargo y bajo mi punto de vista, lo peor fue que no se negociara con Francos, propietario del prado donde se levantó, la compra de una extensión mayor de terreno  que la destinada a construir la capilla y de esa manera dotar al pueblo de una plaza pública que, por un lado sirviera como lugar de reunión y por otro para hacer la fiesta, que cada año se celebraba en un lugar distinto y además pagando un alquiler que se tenía que detraer del presupuesto destinado a la música.

Pero, como agua pasada no mueve molino, no tiene esta entrada como fin recordar cómo se realizó  la capilla ni si hubiera sido apropiado tratar de hacer una plaza para uso y disfrute del vecindario. Lo que aquí pretendo es comparar cómo estaba el lugar que hoy ocupa la capilla antes de su construcción y cómo está hoy, es decir el antes y el después. Y para ello nada mejor que una fotografía,  al parecer tomada el día de San Juliano, allá cuando la década de 1960 estaba por la mitad. 


En la fotografía aparecen Xuaco Xuaquín, apoyado en un palo, con Maricarmen y Pepe de Cadenas. La toma fue realizada en un día de fiesta, como ya queda dicho,  pues no era normal vestir zapato a diario y mucho menos por aquellos años en que el chamazo*, que da nombre al barrio donde fue sacada la foto, ocupaba todos los caminos y era imposible caminar sin mancharse. Por eso, era habitual que los moradores de Moal calzaran madreñas o botas de goma en su transitar cotidiano  por el pueblo.

Las diferencias entre ambas fotos son evidentes y por desgracia, de los retratados, solo queda entre nosotros Maricarmen para poder contarnos cómo eran aquellos años de chamazo, de quehaceres diarios y también de fiestas. Por supuesto que todos los que queráis aportar algún dato, sobre cualquier circunstancia relacionada con lo descrito será bien recibido.

*chamazo: barrizal en castellano.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Pepe y la loba

La anécdota que voy a contar ocurrió en Madrid, en donde me encontraba para realizar un cursillo de varios días de duración, allá por el año 1988. El día de mi llegada, junto con otros dos compañeros de empresa, decidimos dar una vuelta por el Madrid más castizo: Puerta del Sol, Plaza Mayor, Plaza de la Villa, Plaza de Oriente, etc., para ver el ambiente, tomar unas cervezas y comer alguna tapa. La calle Arenal estaba por aquel tiempo abierta al tráfico de vehículos, que debían circular en sentido Puerta del Sol a Teatro Real. Fue en esa calle cuando en un determinado momento, y como la circulación estaba interrumpida, decidimos cruzarla por un lugar no habilitado como paso de peatones. Nada más poner el pie en la calzada escuchamos el bocinazo de un coche. Miramos para el vehículo y comprobamos que se trataba de un taxi, pero como no observamos nada extraño proseguimos nuestra marcha pensando que tal vez el pitido no tendría que ver con nosotros o si acaso solamente con nuestro aldeanismo por cruzar por donde no debíamos. Nada mas reiniciar nuestro caminar, un nuevo pitido nos volvió a poner en alerta. Giré de nuevo la cabeza y en ese momento me percaté que había ido a pasar por delante del único vecino de Moal que tenía un taxi en Madrid. Se trataba de Pepe de Casín. Me acerqué hasta la ventanilla y tras saludarle brevemente, pues estaba haciendo una carrera, quedamos en vernos un rato mas tarde en un bar próximo a su domicilio, en el que pasamos juntos la tarde reviviendo estampas y andanzas de Moal.

Pepe (1º por la izq.) con otros mozos de Moal
Pasados unos años Pepe se jubiló y aunque vivía en Madrid con su mujer e hijas, en cuanto tenía ocasión se escapaba para Moal donde decía ser el hombre más feliz del mundo. Muchas veces rememoramos juntos aquel encuentro casual en la mayor ciudad de España.

Hace unos días, Susana, la hija pequeña de Pepe, me envió por correo electrónico una foto en la que aparece su padre con una loba a la que él mismo había dado muerte. Me dice Susana que su padre les contaba en casa, que la había bajado con su coche a Cangas para exhibirla por las calles de la villa, en las que causó una gran expectación, pues era todo un éxito por aquellos años cazar un lobo y mucho más si era hembra. Yo me imagino, por las personas que salen en la foto y por el año en que más o menos se produjeron los hechos, que la loba de esta fotografía es la misma que pudimos apreciar en esta entrada anterior.

Pepe sentado en el coche
Susana me dice que su padre tenía mucha ilusión en enviarme la foto para que la publicase, pero que se le traspapeló y cuando de nuevo la volvieron a encontrar, ya le había sorprendido la muerte. Por eso, me dice, le gustaría que aunque su padre ya no la pueda ver en el blog, la publique para honrar su memoria, hecho que hago con mucho gusto y que espero haber cumplido con esta entrada.


miércoles, 16 de noviembre de 2011

Cazadores de osos

El oso es junto al urogallo el animal más emblemático de Asturias por diversos motivos, principalmente porque se le considera una especie autóctona, pues lleva cientos de años poblando nuestros montes, porque a su alrededor son cientos las historias y leyendas que se han contado, y porque tras pasar una etapa difícil a finales del siglo XX, en la que se temió por su perduración, hoy en día parece existir un número suficiente de ejemplares que garanticen su supervivencia, especialmente en el área occidental de la región astur-leonesa.


Actualmente el oso es una especie protegida y su caza está castigada tanto penal como administrativamente, siendo considerables las cuantías a las que se exponen los que infrinjan la normativa. Pero esto no siempre fue así y en tiempos pasados estaba recompensada su caza. Moal, situado a las puertas de Muniellos y por tanto en un enclave privilegiado para la cría y conservación del oso, fue pueblo de cazadores aunque las crónicas solamente nos hablen de unos pocos.


La primera mención la podemos encontrar en el libro “Osos y otras fieras en el pasado de Asturias, 1700-1860”, del que es autor Juan Pablo Torrente Sanchez-Guisande, en el que se recoge en un asiento que realiza el cura propio de San Juan de Vega de Rengos, que en el año 1756 Domingo Fernández, vecino de Moal, mató un oso adulto por el cual cobró 60 reales. En el mismo libro también se da cuenta de la muerte de un lobo cerval por parte de Manuel Martínez y Domingo Collar, hecho que tuvo lugar al caer en un cepo junto a la casa del monte de Muniellos.

La Gran Enciclopedia Asturiana también recoge entre sus páginas a otro cazador de osos natural de Moal. Se trataba de Francos, uno de los dueños y moradores de la casa mas potentada del pueblo a finales del siglo XIX y principios del XX.


En el siglo XIX Asturias contó con los dos mayores cazadores de osos de su historia: se trataba de Xuanon de Cabañaquinta, que además de abatir 92 osos fue invitado a participar en las cacerías de la casa real, gracias a lo cual consiguió renombrada fama, y el tevergano Ignacio Rodríguez, el mayor cazador de osos de la provincia, pues sólo le faltó uno para llegar a la centena.

A mediados del siglo XX Moal contó con otro gran cazador de osos, si bien en numerosas ocasiones tenía que acompañar al “ricachón” de turno para que fuese este quien le diera muerte. Se trataba de Casín, un vecino que había estado trabajando en Argentina con Onássis y que tras su regreso al pueblo ejerció de cartero y tabernero, así como ojeador, montero y cazador.


Ahora que los tiempos han cambiado y las nuevas generaciones se han concienciado mucho  mas con el medio ambiente, esperemos que nadie del pueblo tenga el dudoso "honor" de aparecer como cazador de osos en ninguna publicación.

Las fotografías que ilustran esta entrada corresponden todas ellas a Casín.

lunes, 31 de octubre de 2011

A la caza del lobo

El lobo es una de las alimañas que había desaparecido de los montes del suroccidente de Asturias en la década de 1970 y que en los últimos años vuelve a proliferar por la comarca. Mucho se ha escrito y hablado sobre el lobo, siendo unos testimonios a su favor y otros en contra, pero por lo general se puede afirmar que no es un animal querido en el medio rural, al estar directamente relacionado con los ataques que sufren los animales domésticos, especialmente cabras, ovejas, burros y vacas. Incluso pende sobre su cabeza esa leyenda negra de que ataca a las personas, siendo numerosas las historietas que de pequeños hemos escuchado narrar a nuestros mayores en ese sentido.
     
Último lobo cazado en Moal
El hombre, para protegerse y proteger sus ganados del ataque del lobo, lleva siglos tratando de darle muerte o de ahuyentarlo de las zonas pobladas o de aquellas en las que tiene su ganado. Uno de los métodos utilizados para alejar a los lobos del entorno humano era dando fuego a los montes por donde supuestamente vagaba en busca de sus presas. No sé si los últimos incendios que se han producido en la comarca, que tan negativas consecuencias han tenido para el medio ambiente,  se han debido a esta causa. Lo dudo y espero que no. Pero la del incendio fue una práctica muy extendida a mediados del siglo pasado y, por desgracia, es demasiada la gente que sigue pensando todavía hoy que "no hay mal que por bien no venga".

La otra manera de acabar con el lobo era matándolo a tiros, bien directamente mediante cacerías, o tratando de llevarlos a una trampa, como el cortín de los lobos existente en Pena Ventana, para una vez dentro acabar de rematarlos.

En Moal, la última batida que se organizó contra el lobo tuvo como final la captura del ejemplar que aparece en la fotografía. Por aquéllos años era práctica habitual que los cazadores recorrieran todas las casas del pueblo para enseñar la presa abatida y al mismo tiempo recibir una pequeña recompensa por haber quitado un problema. Hoy en día, es la administración quien autoriza y organiza las batidas, aunque no siempre con el beneplácito de los ganaderos que en determinados puntos de la geografía asturiano ven mermar sus rebaños de ganado a manos de los lobos.

viernes, 14 de octubre de 2011

Inauguración atechado de la plaza

Hace ya unos cuantos días que tenía que haber realizado esta entrada, pero ciertas obligaciones personales la han ido retrasando hasta la fecha actual. Ahora, aunque ya hayan pasado casi tres semanas, doy cuenta del caso que nos ocupa y que no es otro que la inauguración de la cubierta de la plaza.

Una obra, por lo general, va siempre acompañada de su inauguración, sea esta modesta y personal o rimbombante y colectiva, y todo estreno que se precie se celebra alrededor de la mesa dando cumplida cuenta de una buena comida. Eso fue lo que sucedió en Moal el pasado día 27 de septiembre, en el que los vecinos del pueblo y las autoridades locales se juntaron para dar el visto bueno al recubrimiento de una parte de la plaza y al mismo tiempo degustar una comida popular.


La lluvia que el día de San Julianín nos acompañó durante la noche sirvió, como decía en la entrada de la fiesta, para estrenar oficiosamente la techumbre de la plaza, pues bajo ella nos cobijamos todos los que hacíamos nuestros pinitos bailarines, mientras los que gustaban del levantamiento de vidrio buscaban resguardarse en el entoldado del bar. Pero faltaba la celebración oficial y esta se realizó gracias a la buena sintonía existente entre la Asociación de Muyeres de Moal y la Asociación de Vecinos, que tuvieron a bien organizar un evento para festejar la obra, al que como no podía ser de otra manera invitaron a la corporación municipal de Cangas del Narcea., que estuvo encabezada por el actual alcalde José Luis Fontaniella, la teniente de alcalde Mónica Díaz, el ex-alcalde e impulsor de la obra José Manuel Martínez, así como varios concejales de diferentes partidos políticos.



La comida consistió en unos entrantes a base de entremeses variados: salchichón, queso, jamón, lacón cocido, chosco, empanada y chorizo, a los que siguió cordero a la caldereta, para finalizar con postre, café y diversos licores. Todo ello regado con vino de las bodegas Vicente de La Muriella.


El acto contó también con varias intervenciones, siendo el primero en tomar la palabra Toño de Mateo, quien como presidente de la Asociación de Vecinos agradeció la presencia de las autoridades locales y la realización de la obra, aprovechando el momento para solicitar que sin prisa pero sin pausa y poniendo como límite la fiesta del próximo año, la plaza bien podría estar atechada totalmente. Seguidamente hizo uso de la palabra el actual alcalde quien manifestó que no podía prometer nada y que con el trascurrir de los meses se iría viendo si se podía continuar el trabajo, dada la difícil situación económica por la que atravesaba el ayuntamiento y que primero se tenía que pagar la construcción realizada para después poder acometer nuevas obras. Por último intervino José Manuel Martínez, quien dijo que la obra estaba presupuestada y por lo tanto no tenía porqué existir problema para abonar el importe de los trabajos. También dijo que comprendía que cubrir una mayor superficie era lo ideal pero que el concejo tenía muchos pueblos y todos con carencias y por lo tanto era necesario priorizar.


Las viandas fueron tan abundantes que los vecinos decidieron continuar la fiesta y realizar una cena todos juntos para finiquitar la comida con todos los honores, además no están los tiempos para dispendios. Confiemos en que esta confraternización se vea reflejada en la realización de nuevos proyectos y que el ayuntamiento coja el guante lanzado por Toño y acometa durante los próximos meses el recubrimiento total de la plaza. Mientras tanto a disfrutar de lo que tenemos.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Aquellos maravillosos años

Aquellos maravillosos años fue una serie de televisión americana que la 1 de tve emitió a finales de la década de los 80 y principios de los 90. El serial se desarrollaba entre 1968 y 1973 y nos ponía al corriente de los acontecimientos históricos y problemas sociales de aquel período. Vamos, lo que hoy en día podría ser Cuéntame como pasó. Por aquélla época yo ya tenía unos cuantos años, pero  la seguía con cierta vehemencia, pues me trasladaba a la etapa de la niñez y a las vivencias  de la adolescencia, esa edad en la que no eres niño pero tampoco hombre y en la  que le damos tanta importancia a la amistad, los sueños, las relaciones familiares, los juegos o los amores imposibles.

¿Y a qué viene esta entrada rememorando tiempos pasados?. La respuesta es sencilla: hace ya unos cuantos meses que Fino, uno de los retratados, colgó en Facebook la fotografía que ilustra esta entrada y desde el momento en que la vi, la identifiqué  con “Aquellos maravillosos  años”. El porqué no lo sé, tal vez la edad de todos los que aparecen en la foto, la apariencia inocente de todos ellos, la pose para el fotógrafo (no muy bueno, por cierto), las manos ocupadas de tres de los protagonistas,  probablemente para  jugar o hacer alguna trastada, la facina de hierba que se ve al fondo en el prado de Saturno, la bicicleta medio tirada sobre la pared….., en resumidas cuentas, las experiencias de unos jóvenes que tenían una edad similar al intérprete de la serie.


La foto fue sacada en el año 1977 y en ella aparecen de derecha a izquierda Pepín, Jose de Manolito, Miguel y Fernando, todos de pie, y agachados  José Antonio y Fino. Ahora, transcurridos ya 34 años, nos podemos preguntar: ¿qué fue de éllos?.  Mi alejamiento del pueblo hace que desconozca los avatares de algunos, especialmente dos de los retratados, como es el caso de Pepín, a quien le perdí la pista hace bastante tiempo, pues la última vez que lo vi regentaba un bar en Antromero, y de eso hace ya unos cuantos años. Sus padres procedían de Ibias y al llegar la jubilación del cabeza de familia decidieron irse a vivir a Cangas y luego a Gijón. Jose de Manolito sigue viviendo en el pueblo, es más, nunca abandonó  Moal ni tan siquiera por motivos laborales. Miguel, pobre Miguel, amante del futbol y de la casa materna, su padre era de Villarcebollín (Ibias), se lo llevó un cáncer demasiado  joven. La vida es así de cruel, pero seguro que Miguel seguirá soñando desde el más allá con su aldea perdida. Quedan los tres hermanos, los tres rubios de la foto: Fernando  está rehabilitando actualmente una panera en Moal, en la que piensa vivir y tiene una hija preciosa, Laura, que a veces nos deleita con sus canciones; José Antonio, que tras casarse marchó a vivir fuera y con el que también llevo tiempo sin coincidir,  por lo que sé poco de su vida, aunque sí que tiene dos hijos; y Fino, nuestro showman  particular, que tan pronto lo vemos compitiendo en una carrera popular, ascendiendo las cumbres del Principado, jugando de portero en futbol sala, cantando tonada asturiana, o haciendo labores de presentador casi televisivo.

Todos ellos seguro que recuerdan con nostalgia aquellos maravillosos años, algo que supongo es inherente a cada uno de nosotros. Ahora, para finalizar esta entrada, me gustaría haceros una pregunta ¿cómo recordáis vosotros aquellos  maravillosos años?.

martes, 13 de septiembre de 2011

San Juliano, una fiesta para Sandra

Si algo me motiva especialmente a realizar esta entrada es Sandra, una joven de Moal que, como todos sabréis, sufrió un derrame cerebral a primeros de mayo  y que  todavía está hospitalizada en el HUCA tratando de recuperarse. Y digo que me motiva y que va dedicada a Sandra, porque así lo dejaron patente todos los vecinos en cada uno de los actos que tuvieron lugar durante las pasadas fiestas. Un apoyo que la juventud del pueblo  ya había  reflejado en el programa festivo, pero que luego también se vio plasmado en las pegatinas que todos los años hacen y que éste  solamente tenía un mensaje: ÁNIMO SANDRA, ESTAMOS TODOS CONTIGO (Moal 2011). Pero ese apoyo, también estuvo presente en los aplausos que todos le tributamos cuando Fino, durante el festival de Tonada, o los músicos de las verbenas recordaron su nombre y su problema. Un espontáneo  aplauso que salió de todos los allí congregados como un merecido homenaje a su lucha y la de toda su familia, y que también deseamos sirva para que Sandra se recupere lo más pronto y satisfactoriamente posible.

Sandra: Moal estuvo contigo
De la fiesta siempre hay cosas que contar, aunque en un pueblo pequeño los actos se repitan, por lo general, año tras año. Destacar en primer lugar a ese grupo de  jóvenes con ganas de hacer cosas, a pesar de que muchos estén trabajando  a cientos de kilómetros. Jóvenes que se lo curran, porque cada año que pasa superan en ganas, ilusión y actos al anterior. Destacar también que  para muchos que estamos lejos, la fiesta es el punto de encuentro con todos aquellos  amigos y conocidos que tampoco viven en el pueblo, pero que  acuden anualmente a esta celebración.

Niños y mayores disfrutando de la fiesta
Uno llegó a Moal el viernes cuando la  tarde ya estaba avanzada y al dirigirse a la plaza para ver los juegos infantiles, vio como una “marabunta” de jóvenes inundaba la calle principal dando a entender que éstos ya habían terminado. Ver a tanto niño junto, bien fuese natural del pueblo o descendiente del mismo, me llenó de satisfacción y me hizo pensar que todos esos peques, que la mayoría del tiempo viven alejados de Moal,  cuando se hagan mayores seguirán a buen seguro vinculados con la tierra de sus ancestros.

Juan, el último nacido descendiente de Moal
La noche, una fantástica noche de verano, estuvo dedicada al baile. Tal vez hubiese menos gente que el año pasado, pero ello no fue óbice  para que todo el mundo se divirtiese de lo lindo al son del pasodoble y la salsa. La chocolatada, a la que no llegamos  los entrados en edad, puso el punto final a la jornada.

Lanzamiento de alpacas
San Julianín, creado en su momento para que las amas de casa pudieran disfrutar de una jornada de fiesta, es actualmente el día del vecino por excelencia. A la misa, celebrada en la plaza, le siguió la sesión vermút amenizada con gaita y tambor, formándose numerosas tertulias en torno a la barra del bar. Ya por la tarde, el lanzamiento de alpaca tuvo varios competidores, pero ninguno pudo superar el lanzamiento de Rubén, que se alzó con el triunfo por quinto año consecutivo. Como premio, un estupendo jamón del que seguro dará buena cuenta en  la bodega familiar.  Seguidamente casadas y solteras probaron sus fuerzas con la cuerda y aunque en teoría la igualdad debería ser la tónica del enfrentamiento, la realidad vino a demostrar que las casadas dominaron ampliamente a las solteras y por lo tanto resultaron claras ganadoras.

Tiro de cuerda femenino
A continuación tuvo lugar el festival de tonada asturiana que reunió a numeroso público, unos de Moal y otros llegados  de diversos pueblos de la zona. La figura de la tonada, Lorena Corripio, deleitó a todos los presentes con su magnífica voz y se llevó los aplausos más fuertes. Tampoco debemos  olvidarnos de nuestro polifacético vecino Fino, que además de jugar al futbol sala, este año en el Panadería Penlés, canta tonada y es un magnífico showman. Por el escenario fueron pasando numerosos cantantes de la canción asturiana, entre los que se encontraban Corsino Llaneza o Ismael Tomas Santos, así como los cangueses Pepe Tainás, Antón de Chicote o el Tiso. La actuación duró más de dos horas y si no es porque la fame empezaba a apretar seguro que se alargaba hasta bien entrada la noche.

video
Lorena Corripio en una actuación

La verbena nocturna, animada como todos los años, tuvo este año el aliciente? añadido de que empezó a llover sobre las doce y media de la noche, sirviendo la lluvia para  inaugurar el tejado que cubre una buena parte de la plaza y comprobar que la obra no tenía goteras.

Bailando bajo la lluvia
En definitiva, seguimos disfrutando de unas fiestas esplendidas y de una juventud comprometida y desinteresada a la que le auguramos nuevos éxitos para futuras veladas.
Por último, desearle a Sandra una pronta recuperación y que el año que viene pueda compartir con todo el pueblo las fiestas de San Juliano.
Las fotos de esta entrada y algunas mas las podéis ver pinchando aquí. Gran parte de estas fotos son obra de Manolín del Xastre, que  nos visitó los dos días de fiesta y a quien agradezco su colaboración.

lunes, 29 de agosto de 2011

Llegan las fiestas de San Juliano

Los próximos días 1, 2 y 3 de septiembre Moal celebra las fiestas de San Juliano y San Julianín. La juventud del pueblo se ha volcado de nuevo para realizar un programa, que llene de satisfacción a los vecinos y a cuantos se acerquen al mismo para disfrutar de las distintas atracciones que se van a celebrar, entre las que destacan el  festival de música asturiana y  las verbenas.
Programa de mano de las fiestas

Mención especial tiene también la portada del programa festivo,  programa que los miembros de la Comisión entregan por todas las casas en mano, y que tiene un emotivo recuerdo para SANDRA, una joven del pueblo que tras sufrir un derrame cerebral en abril,  está poco a poco superando la enfermedad en el hospital central de Asturias. Sus amigos le dedican las fiestas y unas conmovedoras palabras que  dicen:

A nuestra amiga SANDRA:
Cuando la vida te presenta razones para llorar,
Demuéstrale que tienes mil y una razones para reír
¡¡Va por ti!!

Por lo que respecta al programa festivo decir que el día 1 se celebrará como aperitivo  una noche joven.
El día 2 es el día grande de las fiestas y se inicia con una misa que tendrá lugar a la 1 del mediodía en honor de San Juliano, a la que seguirá una sesión vermut. Ya por la tarde los más pequeños podrán disfrutar de los juegos infantiles desde las 6 de la tarde. La verbena comenzará a las 10 de la noche, siendo las orquestas Vivians y Las Xanas las que  se encargarán de amenizar la velada. Para los que aguanten habrá chocolatada a las 5 de la mañana.
La plaza en obras para cubrirla
El día 3 se celebra San Julianín y para ello, y como todos los años,  habrá una solemne  misa campestre (en la plaza) a la 1 del mediodía, acompañada también de sesión vermut. A las 5 de la tarde se celebrará el V Campeonato de Lanzamiento de Alpaca, en el que veremos si Rubén es capaz de revalidar el título conseguido el año pasado. A continuación uno de los platos fuertes de la fiesta: el II Festival de Tonada Asturiana con la actuación de LORENA CORRIPIO, de Colunga, ganadora en las dos últimas ediciones del concurso que organiza el periódico El Comercio, CORSINO LLANEZA,  de Siero, JOSE MANUEL PÉREZ, de Tainás (Cangas del Narcea) y el Moalés ADOLFO URIA. Tambien actuará Laura, la sobrina de Fino que  ya pudimos escuchar el año pasado durante las fiestas y que el último año hizo sus pinitos musicales en  diversos concursos. A la gaita tocará ARMANDO FERNANDEZ ROBLEDO, de Gijón. Ya por la noche, la verbena será amenizada por los grupos Impresión y Dúo Pamela.

La comisión dispone, para cuantos decidan acercarse en coche, de un magnífico  aparcamiento gratutito  y de bocadillos para que la gente no pase “fame”. Además, y como novedad, decir que una parte de la plaza ha sido cubierta durante el verano por parte del ayuntamiento de Cangas, con  lo cual no habrá problema en caso de que llueva.

martes, 23 de agosto de 2011

El Blog de Obacho

El año 2003 estaba dando sus últimos coletazos cuando un pequeño grupo de amigos de Oballo decidieron crear una asociación socio-cultural, cuya finalidad era recuperar el pueblo mediante la mejora de accesos y espacios, realización de cursos, actividades y viajes culturales, y la recuperación de tradiciones.

Hoy en día la asociación, que lleva por nombre Pena L´Ancanta en honor de una roca hueca próxima a la localidad, en cuyo interior vivía una mujer encantada que se dedicaba a hilar y a la que todas las mañanas se le oía cantar, cuenta con 150 socios repartidos por toda la geografía nacional y desde hace varios años disponen de una página Web en la que van plasmando todas las actividades que llevan a cabo y sirve de vínculo de encuentro para todos los vecinos, sean o no socios.

Foto tomada de El Blog de Obacho
Ahora, de la mano de José Antonio, la asociación ha dado un paso mas al frente y ha creado “El Blog de Obacho”, con el que pretende dar a conocer la historia del pueblo a través de los documentos escritos mas antiguos de los que se tiene constancia, según reza en su encabezamiento. A “El Blog de Obacho”, cuya primera entrada vio la luz el pasado 2 de junio y ya lleva publicados 45 post, le auguramos larga vida para deleite de todos los “arbeyones” y de cuantos nos acerquemos hasta sus páginas. Por si alguno de vosotros tiene a bien acceder desde Moal “Puerta de Muniellos”, he creado un enlace en la barra lateral compartido con los blogues amigos de la zona.


Aprovechando también esta entrada, y comoquiera que las fiestas de Oballo se celebran el próximo viernes y sábado, días 26 y 27, os dejo el programa que la asociación ha preparado, en el que destacan entre un montón de actos, el II Festival Folk con la actuación de Skama la Rede y Respinguín Folk, la Muestra de Folklore con la Banda de Gaitas de Cangas del Narcea, el Grupo de Baile Tsaciana y el Grupo de Baile Andulina del centro asturiano de Alcobendas, y las verbenas que amenizarán las orquestas D´Noche y Paréntesis.

Además, habrá aparcamiento gratuito y carpa por si chueve, así que no hay disculpa para acudir a Oballo a celebrar y disfrutar de los dos días de fiesta

miércoles, 27 de julio de 2011

Sendero accesible de Muniellos

Un acuerdo suscrito entre la Consejería de Medio Ambiente del Principado de Asturias y la obra social de La Caixa, sirvió para que en la primavera del año 2009 se abrieran al público cinco rutas en distintos espacios naturales del Principado, acondicionadas para que pudieran transitar por éllas personas con movilidad reducida o poca visión.

En la senda de Muniellos, aún en construcción
Una de esas actuaciones se llevó a cabo en la Reserva Biológica de Muniellos y consistió en adaptar un tramo de unos 750 metros, que tiene su incio nada más cruzar el puente que salva el río Muniellos,  en las inmediaciones del Centro de Recepción,  donde se coge un sendero de madera que durante todo su recorrido discurre paralelo al río. De esta manera se pretende que todo aquel que se acerque a visitar este espacio natural, pueda  disfrutar del paisaje y de los sonidos y aromas del bosque.

Inicio de la senda
Pasados ya dos años desde la apertura de la ruta, sólo hay que ponerle un pero. Me cuentan que la ruta ha permanecido cubierta de maleza, y por lo tanto intransitable, durante  el mes de junio  y una gran parte de julio, hasta que en la semana posterior a la festividad del Carmen un  grupo de operarios procedió a su desbroce. De poco sirve por lo tanto, realizar anuncios institucionales como el que se puede ver en la TPA,  en el que se observa a un representante de la administración disfrutar? de la ruta en compañía de varios niños, al tiempo que vende las "excelencias" de Muniellos, o publicitar un catálogo de sendas verdes de Asturias si las mismas no se conservan en las mínimas condiciones de accesibilidad.

Vista del río
Nuestros gobernantes hablan mucho de accesibilidad y de suprimir barreras arquitectónicas, pero no se trata solamente de poner los medios, también hay que conservarlos y, por lo que se ve en este caso, la conservación no ha sido todo lo deseable que se debiera.

Un descanso junto al panel informativo
Dicho lo anterior y como supongo que esta anomalía seguirá produciéndose en sucesivos años,  invito a todas las personas que sufren algún tipo de inconveniente físico y no puedan realizar la ruta por falta de conservación,  que eleven la correspodiente protesta ante la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, denunciando la situación. Mientrás tanto, tienen la opción de hacer el itinerario en dirección a Moal, pues también van a disfrutar de los colores, olores y susurros que aportan al unísono el bosque y el río,  y además lo van a hacer por una pista con buena anchura para caminar, que está encementada y con un trayecto que puede llegar a los 4 kilómetros, con la posibilidad de abandonarlo cuando lo consideren conveniente.

domingo, 3 de julio de 2011

Pañando yerba

La labor agrícola que mas quebraderos de cabeza ocasiona al paisano de nuestra comarca es la recogida de la hierba, faena que en estos momentos está en todo su apogeo. Y eso que, desde la década de los 70, la mecanización agraria transformó por completo la manera de trabajar: la guadaña dió paso a la segadora, el engazu y la forcada a la volteadora, la facina a las alpacas y el carro tirado por vacas al tractor, por citar los trabajos más sacrificados que conlleva pañar la yerba seca.


Rememorando tiempos pasados, diré que la primera segadora que llegó a Moal fue de la mano de Saturno Casín. Se trataba de una segadora marca Rapid, con la que se ganaba el jornal segando por diferentes pueblos de la zona, además de los prados propios.  Si no me equivoco se trataba del año 1968. En los siguientes años el pueblo empezó a modernizarse con la adquisición de distintas segadoras, algunas compradas con un dispositivo adaptable con el que resultaba mucho mas fácil amontonar la hierba. En la primera fotografía podemos ver a Segundo de Mingo con la segadora alemana, marca Strung y el cazo con el que apilaba la yerba, para posteriormente enfacinarla o cargarla en el carro para llevarla al parreiro.

Miembros de casa Farruco pañando hierba

Las circunstancias climáticas obligaban muchas veces a tener que hacer facinos para preservar la hierba que todavía no estaba totalmente seca de la lluvia. Este trabajo resultaba muchas veces inútil puesto que la amenaza se quedaba solo en eso y la hierba enfacinada había que volver a extenderla para que se secase completamente.


Las dos primeras fotografías nos ilustran el ayer de una labor que nunca resultó gratificante, pues se tenía que realizar cuando más calentaba el sol. Hoy en día la recogida de la hierba resulta mucho más cómoda como podemos apreciar en esta fotografía sacada a la familia Pepe Mingo en Prado Nuevo el año pasado.

sábado, 4 de junio de 2011

El Palicho


Nos estamos acercando a la época de la hierba. Dentro de unos días las segadoras empezaran a sonar por todos los pueblos de la comarca y con ello se sucederán las distintas faenas que tienen como finalidad guardar el heno que alimentará las vacas durante los crudos días de invierno.  Pero, para que esa hierba crezca, antes se han tenido que sacar las vacas de los prados que se pretenden segar.

Vacas en un prado de Moal
Hace unas cuantas décadas, cuando en nuestros pueblos todas las casas tenían vacas y por lo tanto había muchas cabezas de ganado, casi la única opción que tenían los ganaderos era llevar las que estaban secas para la braña y las que todavía daban leche para los montes próximos, pues estas volvían a dormir todas las noches a la cuadra para ordeñarlas o para que se amamantasen los terneros.

Las vacas que quedaban en los montes cercanos a Moal: La Pumariega, Bustiel.lo o El Paramio, eran guardadas por los más jóvenes de las casas, siempre y cuando ya fuesen guajes, para que no retornaran antes de tiempo y además dejasen descargar el carro de hierba antes de proceder a su ordeño. Pasar horas y horas en el monte era aburrido, por lo que los jóvenes cuidadores se juntaban para charlar y jugar, teniendo un ojo siempre pendiente de los movimientos del ganado, no fuese a ser que se presentaran en casa sin percatarse, ya que ello suponía aguantar una regañina  por descuidar la labor.

Intentando jugar al palicho
Uno de los juegos que esos guajes-vaqueros practicaban fue el palicho y para competir era necesario por lo menos dos jugadores. Probablemente las personas que hoy en día tienen  en torno a los 40 años no recuerden nada de este juego y los que todavía son  más jóvenes su nombre les sonará a chino.

Demostración para la foto
El palicho es un juego que se compone de un palo de aproximadamente un metro de largo y otro, el palicho, de unos 20 centímetros afilado por las dos puntas.

El vetereno José dirigiéndose a enseñar el juego

Para jugar se hace en el suelo un círculo de un metro de diámetro aproximadamente y en el centro se coloca un poco levantado de un lado el palicho, al que hay que golpear con el palo para que se eleve. Una vez en el aire se vuelve  a golpear para lanzarlo lo más lejos posible

Tratando de meter el palicho en el círculo
El otro jugador puede estar en el punto donde cree que puede llegar a caer el palicho para cogerlo en el aire, con lo cual gana la partida; o esperar a que lance, ante el temor de llevar un buen estacazo, para  a continuación ir al punto donde cayó y desde allí lanzarlo con la mano e intentar meterlo dentro de la circunferencia, cosa que si consigue también gana el juego pasando a ser el tirador. Si no entra en el redondel, el jugador que está tirando tiene que pegarle tres veces seguidas, del mismo modo que cuando hizo el primer lanzamiento, distanciándolo cuanto puede. Realizadas las tres tirada, cuenta los pasos que hay hasta el círculo, volviendo a tirar de nuevo.

Como en todos los juegos hay un ganador y en este caso era aquel que llegaba primero a los 50 pasos.

lunes, 30 de mayo de 2011

Mi verde valle

No se cumplieron los malos pronósticos, que los hombres y mujeres del tiempo vaticinaban para la Semana Santa en Asturias y gracias a ello pudimos disfrutar de su paisaje mas de lo que inicialmente nos habían vaticinado. No quiere esto decir que todos los días fueran buenos, meteorológicamente hablando, pero sí permitieron hacer alguna pequeña ruta por los alrededores de Moal y poder disfrutar de un campo que estaba exultante,  con una explosión de verdes que en breves fechas, cuando la primavera irrumpa por completo,  inundará la retina de todos los que viven o se acerquen hasta la zona.

Moal desde La Chalga

Para mostraros ese estallido vegetal, nada mejor que unas fotografías sacadas el día de jueves santo. Ni que decir tiene que la cámara es una digital normalita y el fotógrafo un profano en la materia. Hechas estas aclaraciones, ya me diréis si merece la pena realizar un viaje hasta este rincón del Principado y gozar de una naturaleza que en determinados momentos parece que te va a tragar.

 Muniel.los desde la carretera del Connio

El Cascarín de Moal visto desde la ruta Moal-L.larón

El valle de Moal con Muniel.los al fondo 

Muniel.los desde las inmediaciones del mirador del centro de interpretación

Muchas veces hemos oído decir que para muestra basta un botón. Pues las imágenes que acabáis de ver sólo son el botón de esa muestra. Ahora os toca a vosotros acercaros a este paraiso natural que es el Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias para poder contemplarlo y gozarlo en todo su explendor.

Nota aclaratoria: Esta entrada tenía previsto publicarla a primeros de mayo, pero un error de blogger se la tragó por completo y desapareció del archivo. Pasado un tiempo y coincidiendo con el encuentro bloguero apareció de nuevo por arte de birlibirloque y ahora, aunque ya avanzada la primavera, me permito publicarla porque seguro que mi verde valle, está en estos momentos más verde que nunca.

viernes, 20 de mayo de 2011

Encuentro bloguero a la riojana

Las entradas que protagonizaron Manolín del Xastre y  Gonzalo de Villardecendias, haciéndose eco de lo acontecido durante el pasado fin de semana en el que celebramos el encuentro bloguero, me exige (nos exige) hacer este pequeño artículo, como anfitriones que fuimos de un grupo fantástico y siempre dispuesto a pasarlo bien.

Mercadillo sabatino: qué compramos ¿zapatos o bolsos?

El encuentro astur-riojano se fraguó el pasado verano en  Villardecendias, casi de manera casual y dudando que se llevara a cabo por la distancia que separa ambas comunidades. Sin embargo, cuando pasado el tiempo se os propuso realizarlo, fue muy grato comprobar que muchos de vosotros estabais dispuestos a desplazaros y compartir con nosotros un fin de semana por tierras de La Rioja.

¿Quién echa un trago del porrón?

Me puse manos a la obra con los alojamientos, que me sirvió para comprobar la gran demanda turística que esta tierra tiene durante los fines de semana, y decidí que no tuvieseis mucho tiempo libre para que pudierais llevaros una pequeña imagen de Logroño y de esta parte de la Rioja  Alta en la que hace ya unos cuantos años recalé. Así, fuimos ocupando el tiempo realizando recorridos paisajísticos entre cereales y viñedos, por pueblos emblemáticos y también de cultura enológica y arquitectónica, que nunca viene mal, como la visita a los monasterios de Suso y Yuso en San Millan de la Cogolla.

Contemplando la bodega Ysios desde Laguardia

Como no sólo de aire vive el hombre, era importante compartir la comida en torno a un vaso de “bon vino” como escribió Gonzalo de Berceo y nada mejor para ello que hacerlo, como acostumbran los riojanos, en una pequeña cueva-bodega, en este caso familiar, situada en el pueblo que presume de ser el corazón del vino: Cordovín. Estas bodegas, llamadas por aquí "calaos" guardaban en su interior hasta hace pocos años el néctar de la uva para transformarlo en la bebida de Baco, pero la modernización las ha arrinconado y actualmente sólo sirven como punto de encuentro para tomar un trago, echar unos cantarines y disfrutar de unas viandas.

Mirando las distintas variedades de vides

Las comidas no son buenas si no van precedidas de una charla distendida y cordial. Esto fue lo que ocurrió los dos días que el grupo compartimos mesa y mantel, pues la compañía fue tan amena y el ambiente que se creó tan propicio que siempre nos levantamos de la mesa apresuradamente, e incluso el domingo tuvimos que salir pitando ante el temor de que Maribel, José Luis y Manolín perdiesen el autobús que los tendría que llevar a Madrid.

Buen provecho

No quiero extenderme más, sólo daros las gracias a todos los que os habéis acercado hasta Logroño para disfrutar de este encuentro, confiar que en otra ocasión puedan estar presentes los que no pudieron ahora por diversos motivos y esperar que la próximo reunión, se celebre en esta tierra o en cualquier otra, sea tan agradable, amena y llena de amistad como la que acabamos de celebrar.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails